La Ubiquinona Coenzima Q-10 (2,3-dimetoxi-5-metilbenzoquinona) se clasifica como un anillo de quinona liposoluble unido a 10 unidades laterales de isopreno, algo parecido a la vitamina K. Se encuentra en animales y plantas, siendo el pescado y sus aceites, las carnes (principalmente las vísceras) y los cereales integrales los alimentos más ricos en Ubiquinona Coenzima Q-10. Fue descubierta por primera vez en humanos en 1955, por el Dr. Leonard Mervyn, mientras investigaba los cambios bioquímicos en la enfermedad renal. Su trabajo fue publicado en 1958, en The Biochemical Journal.
Este nutriente es también llamado Ubiquinona  por su presencia “ubicua” (en todas partes), tiene una función vital en la última parte del ciclo de generación de energía celular (llamada cadena de transporte electrónico) donde se genera la mayor parte del ATP (energía biológica) de las células. Actúa en el mismo ciclo donde trabajan vitaminas del Complejo B, como son: B1 o Tiamina; B2 o Riboflavina; B3 o Niacina; B8 o Biotina; B5 o Ac. Pantoténico, en el cual entra el combustible (grasas y carbohidratos) y por intermedio de Coenzimas (como la Q-10) se transforma en componentes más sencillos, liberando la energía que los mantenía enlazados, para ser transformada en ATP (energía celular o biológica). Concretamente esta Coenzima actúa como un agente de transferencia de protones en la membrana, lo cual es la base para captar energía y formar ATP (adenosín trifosfato).
Los métodos culinarios de cocción y procesado en alimentos, tienden a destruirla y con la edad disminuye la capacidad para sintetizarla, de hecho la falta de energía en las personas mayores, puede en parte estar asociada con una baja producción de Ubiquinona Coenzima Q-10. También suele haber una deficiencia en enfermos con diabetes, cáncer, fallo cardiaco y aquellos en tratamiento con estatinas, fármacos para bajar el colesterol.

Propiedades

      • Antioxidante: Las investigaciones de los años 60 demostraron su función especial antioxidante, al inhibir la peroxidación de lípidos y proteínas y eliminar los radicales libres. Se sabe que un estrés oxidativo puede resultar un serio daño molecular, afectando al ADN y las proteínas. El estrés oxidativo participa en procesos como la mutagénesis, la carcinogénesis, peroxidación lipídica, provocando un daño a las membranas celulares, así como a la oxidación y fragmentación proteica. Cada vez se hace más evidente que el estrés oxidativo contribuye a la arteriosclerosis y las neoplasias.
      • Estabilización y fluidificación de membranas, mejorando el flujo de la sangre al músculo cardiaco.
      • Puede bloquear en algunas circunstancias la muerte celular mediante la inhibición de la liberación de la caspasa-3, familia de enzimas perteneciente al grupo de las cisteín-proteasas,
      • El tratamiento con Ubiquinona Coenzima Q-10 puede actuar influyendo en la composición del tipo de fibra muscular hacia una fibra más joven: es decir tiene efecto sobre el metabolismo tisular.
      • Dado que es un integrante fundamental del ciclo energético a nivel celular, puede tener importancia en algunos casos de obesidad.
      • En enfermedades neurodegenerativas ha demostrado aumentar las concentraciones mitocondriales cerebrales ejerciendo un efecto neuroprotector. Parece ser que enfermedades como la ataxia familiar o de Friedrich aparece una deficiencia en Ubiquinona Coenzima Q-10.

Propiedades adicionales

      • En pacientes con diabetes se ha demostrado que disminuyen los cuerpos cetónicos y, la glucemia en ayunas después de recibir Ubiquinona coenzima Q-10 debido a la mejora de la función endotelial de las arterias de la circulación periférica.
      • En inmunodepresión se ha visto un efecto positivo debido a que aumenta la actividad fagocítica de los macrófagos, además de aumentar el número de granulocitos.
      • En pacientes con cáncer, la administración de Ubiquinona Coenzima Q-10 puede ejercer un efecto protector durante el tratamiento de quimioterapia, gracias a sus efectos antioxidantes.

Uso Terapéutico:

En PREVENCIÓN se usa para:

      • Tratamientos anti-envejecimiento.
      • Trastornos cardiovasculares.

En TRATAMIENTO su uso está indicado para:

      • La insuficiencia cardiaca crónica.
      • La cardiopatía arteriosclerótica e isquémica.
      • La isquemia asociada a cirugía cardiaca.
      • Las miocardiopatías inducidas por toxinas.
      • Hipertensión arterial.
      • En tratamientos oncológicos. Se ha demostrado que los niveles de Ubiquinona Coenzima Q-10 son bajos en ciertos tipos de tumores.
      • Enfermedades neurodegenerativas: Parkinson y Enfermedad de Huntington.

Usos adicionales complementarios en:

  • La diabetes.
  • El control de peso.
  • La distrofia muscular.
  • Diversos trastornos de inmunodeficiencia.
  • Ayuda ergogénica para atletas.
  • Enfermedades periodontales.

¿Cómo se debe tomar?

Obtenida por el método de fermentación con levaduras que produce una coenzima Q-10 idéntica a la producida por el organismo. Su ingesta no impide ni reduce la síntesis por parte del organismo de la Ubiquinona.  En el cuerpo humano, se sintetiza en el hígado y se obtiene por un aporte exógeno a través de los alimentos, aunque el aporte dietético es muy bajo, dado que se encuentra en pequeñas cantidades en los alimentos que conforman nuestra dieta, y los alimentos que la contienen en mayor cantidad son minoritariamente consumidos (corazón e hígado de cerdo y vacuno).

  • La dosis general para adultos se sitúan entre 30-60 mg/d, aunque esto supera la ingesta dietética normal: unos 10 mg/día.
  • Las dosis terapéuticas se sitúan entre 100-300 mg/d, aunque se han usado dosis en el rango de 1.200 mg/d para tratar a enfermos de Parkinson en estados tempranos, bajo supervisión terapéutica.
  • La absorción como en muchos nutrientes, desciende al aumentar la dosis.
  • Para cardiopatías crónicas: 100 a 200 mg/día En cáncer de mama: 90 a 390 mg/día. En enfermedad periodontal: 25 mg dos veces al día. En niños, 2 mg/kg

Guía de uso

La Ubiquinona coenzima Q-10 es liposoluble y para maximizar su absorción algunos fabricantes de complementos alimenticios la combinan con una base vegetal oleica. Las dosis superiores a 100 mg/d se deben dividir en dos o tres tomas a lo largo del día, preferentemente con las tres comidas principales.

Duración del tratamiento:

  • 6 a 12 meses en enfermedades cardiovasculares,
  • 2 a 4 meses en hipertensión arterial,
  • 2 meses en problemas de válvula mitral,
  • 1 a 2 meses en arritmias, en cirugía cardiaca una semana antes de la intervención,
  • 3 a 4 meses en diabéticos,
  • 2 semanas en anemias,
  • 4 meses en inmunodepresión, como antioxidante en general
  • 3 meses, en casos de cáncer suele ser continuo,
  • Un mes en enfermedades periodontales,
  • En enfermedades neurodegenerativas unos 16 meses o hasta que desarrollen alguna degeneración grave.

Linea-Trofodiet-vitamina-C-ubiquinona-coenzima-q-10

Advertencia: No se debe ingerir por mujeres embarazadas o en período de lactancia, debido a que no existen estudios en estos grupos.

Toxicidad:No ha habido efectos secundarios significativos con dosis orales hasta 1.200 mg/d hasta 16 meses y hasta 600 mg/d durante 30 meses. Algunas personas han experimentado síntomas gastrointestinales, como náuseas, diarrea, pérdida de apetito, ardor y molestias abdominales. Los efectos secundarios se minimizan si las dosis superiores a 100 mg se dividen en tres o más tomas.

Interacciones con otros medicamentos

Warfarina y Sintrom: El uso conjunto de medicamentos como warfarina (Coumadin), o Sintrom (Acenocumarol) y Coenzima Q-10 parece ser que disminuye el efecto anticoagulante de dichos medicamentos.Los inhibidores de la HMG-CoA  reductasa, más conocida como estatinas, un grupo de fármacos usados para disminuir en sangre el colesterol en sus distintas formas, parece ser que también disminuyen la concentración plasmática de Coenzima Q-10.

Investigaciones recientes

  • En un estudio realizado en Italia entre más de 2.500 pacientes con fallo cardiaco, el 80% mostró mejoría al serle administrado una dosis diaria de entre 60 y 100 mg de Coenzima Q-10 conjuntamente con su tratamiento habitual.
  • Presentaban mejor color en la piel y menos hinchazón de tobillos (edema), menos problemas al respirar y empezaron a dormir mejor después de tomar el complemento durante 90 -120 días. También en un estudio con 32 pacientes con un historial de migrañas,
  • El tratamiento con Ubiquinona Coenzima Q-10 durante 3 meses, redujo la frecuencia de las migrañas en un 55%.

Departamento Técnico de TROFODIET-BTD                                                                                                   info@trofodiet.com 

Rafael Labhat
Graduado en Naturopatía y Trofólogo.
Experto en: 
o Naturopatía Funcional con Sales de Schüssler. 
o Homeopatía y Reflexología. 
o Microbiología Láctica Intestinal.
Autor del libro “Como mejorar la salud de tus huesos”, Ediciones Natural, Madrid 2010
X